Share this story

St. Andrew Kim Taegon

San Andrés Kim Taegon

(1821-46)

Festividad: 20 de sep. | Santo patrón de Corea

San Andrés Kim Taegon siguió los pasos de cientos de laicos católicos que valientemente practicaron, difundieron y murieron por su fe en Corea. Como el primer sacerdote católico nacido en Corea, se unió a miles de sus conciudadanos en su compromiso de practicar y compartir el cristianismo, a pesar de la persecución que soportaron durante más de un siglo.

Andrés fue hijo de católicos conversos que practicaban en secreto la fe que los soldados japoneses introdujeron por primera vez a los coreanos, a finales del siglo XVI. Alrededor de 1777, los coreanos educados comenzaron a estudiar los Evangelios traídos de China y establecieron iglesias en sus hogares, así fue en todo el país.

Cuando llegaron misioneros de Francia y América en el siglo XIX, encontraron miles de coreanos practicando el cristianismo, pese a la amenaza de persecución del gobierno y sin sacerdotes para celebrar los sacramentos. El padre, el bisabuelo y varios tíos de Andrés fueron ejecutados por negarse a negar su fe.

Andrés se bautizó a los 15 años y viajó más de 1200 millas para asistir a un seminario en China. Una vez ordenado, regresó para evangelizar en Corea, trazando mapas a lo largo de la costa, con el fin de marcar un paso seguro para los misioneros. En junio de 1846, a los 25 años, fue capturado y encarcelado. Antes de ser decapitado en septiembre de ese año, animó a sus seguidores con estas últimas palabras: “Mi vida inmortal está a punto de comenzar. Convertíos en cristianos, si deseáis ser felices después de la muerte, porque Dios tiene reservados castigos eternos para aquellos que se han negado a conocerlo”.

Cuando Andrés fue canonizado en 1984, con Paul Chong Hasang y otros 98 mártires coreanos, el Papa Juan Pablo II dijo: “La Iglesia coreana es única, porque fue fundada enteramente por laicos. Esta Iglesia incipiente, joven, pero fuerte en la fe, resistió ola tras ola de feroz persecución”.