Estimado padre Joe: ¿Por qué los mandamientos católicos y las palabras después del Padrenuestro son diferentes a las de los protestantes?

¡Saludos en Cristo! Tengo un par de cuestiones que abordar en este número, ambas relacionadas con la práctica católica frente a la práctica protestante. 

Antes de hacerlo, quiero asegurarme de que todos entiendan que "protestante" es un paraguas bastante grande. Dado que abarca tantas religiones, es importante tener en cuenta que hablaré utilizando algunas generalizaciones.

Con eso claro, ¡empecemos!

Mi amiga me dijo que los católicos quitaron un mandato de la Biblia para que pudiéramos tener estatuas. Me mostró un cuadro que me impactó: Tenemos el mismo número de mandamientos, pero son diferentes. ¿Cómo pasó esto?

Esta es una gran pregunta, y estoy feliz de responderla.

Creo que lo más fácil/lo mejor que se puede hacer es reconocer que hay dos formatos para los diez mandamientos que se usan en el mundo cristiano. Está el conjunto que usan los católicos y luteranos, así como el que usan muchas iglesias protestantes y ortodoxas.

Pongámoslos uno al lado del otro (cortesía de CatholicBridge.com):


Iglesias católicas/luteranas

Iglesias y comunidades protestantes/ortodoxas

1

Yo soy el Señor, tu Dios: Amarás a Dios sobre todas las cosas.

Yo soy el Señor, tu Dios, que te sacó de la tierra de Egipto. No tendrás dioses ajenos delante de Mí.

2

No tomarás el nombre de Dios en vano.

No te harás ninguna imagen tallada.

3

Santificarás las fiestas.

No tomarás el nombre de Jehová, tu Dios, en vano.

4

Honrarás a tu padre y a tu madre.

Recordarás el día de reposo.

5

No matarás.

Honrarás a tu padre y a tu madre.

6

No cometerás actos impuros.

No matarás.

7

No robarás.

No deberás cometer adulterio.

8

No darás falso testimonio ni mentirás.

No robarás.

9

No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

No darás falso testimonio contra tu prójimo.

10

No codiciarás los bienes ajenos.

No codiciarás la casa de tu prójimo, ni su mujer, ni nada que le pertenezca.


Entonces, ¿cómo llegamos a dos conjuntos de mandamientos?

Bueno, si miras Éxodo, Dios no los cuenta, ni siquiera los llama “Los Diez Mandamientos”; así los llamamos nosotros. Debido a que Dios no los contó, la gente intervino con su opinión a lo largo de los años y, al final, surgieron los dos más comunes que se ven hoy.

En el siglo III, un tipo llamado Orígenes creó un sistema de numeración que muchas iglesias protestantes y ortodoxas utilizan en la actualidad. En el siglo quinto, San Agustín usó un sistema de numeración que los católicos y luteranos tienden a usar.

Así lo dice el Catecismo (2066):

“La división y numeración de los mandamientos ha variado en el curso de la historia. El presente catecismo sigue la división de los mandamientos establecida por san Agustín y que ha llegado a ser tradicional en la Iglesia católica. Es también la de las confesiones luteranas. Los Padres griegos hicieron una división algo distinta que se usa en las Iglesias ortodoxas y las comunidades reformadas”.

Al igual que la pregunta de "doxología" que veremos a continuación, esto es simplemente una cuestión de práctica evolucionada. Algunas personas mal informadas o malintencionadas han observado los dos y dieron a entender que algo atroz está en marcha, pero eso es solo por el pecado o la ignorancia. Todos los mandamientos están en ambos, simplemente los numeramos de manera diferente.

¿Por qué no decimos “Porque tuyos son el Reino, el Poder y la Gloria, ahora y siempre” al final del Padre Nuestro, como lo hacen las iglesias protestantes? ¿Por qué los católicos no dicen eso?

Buena pregunta. La verdad es que no sabía la respuesta a esta pregunta, así que investigué un poco y creo que puedo ayudar.

Primero lo primero: la frase a la que te refieres, “Por el Reino…” se llama “doxología”. Una doxología es una forma de terminar una oración con algún tipo de alabanza a Dios o afirmación de nuestra creencia en su poder. Puedes ver por qué este en particular "funciona" como una doxología después del Padre Nuestro. Oramos como Jesús nos enseñó, luego concluimos con una expresión de nuestra creencia en la capacidad de Dios para hacer lo que le pedimos.

Ahora bien, si entras a nuestra Misa, verás que después del Padre Nuestro, de hecho, rezamos esa doxología, solo que agregamos una oración entre ella. Se ve/suena así:

Rezamos el Padre Nuestro

El sacerdote reza: “Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo”.

Entonces, todos decimos juntos:

Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre.

Cuando oramos en la Misa juntos, proclamamos una doxología, pero no es una práctica que observemos dentro de nuestros rezos diarios del Padre Nuestro.

También hay toda una discusión sobre la redacción del Padrenuestro en el Capítulo 6 del Evangelio de Mateo, cuando Jesús dice: "Ustedes oren de esta manera", pero supongo que no estás buscando una discusión más profunda sobre qué traducciones del Evangelio son las más antiguas, etc.

Hay mucha discusión sobre cómo/por qué las cosas son como son en este tema, pero, al final, todo se reduce a la práctica. En la Misa, los católicos rezan la doxología después del Padre Nuestro, pero no suelen hacerlo cuando la rezan fuera de esta. No he encontrado ningún escrito de nuestras autoridades correspondientes que parezca indicar que esto no es algo más que preferencia.

¡Disfruta un día más en la presencia de Dios!


El padre Joe Krupp es un ex escritor de comedia que ahora es sacerdote católico. @Joeinblack