By Father Joe Krupp | Foto Por Getty Images/ajijchan | November 2022

Estimado padre Joe: Me siento como una mamá que está fallando constantemente.

No sé cómo lidiar con toda la presión que siento. Amo mucho a mis hijos y a mi esposo, pero estoy constantemente cansada de tratar de amarlos, cuidarlos y llevarlos tanto a la escuela como a sus prácticas de deportes a tiempo.

Lo siento mucho por todas las cosas con las que estás lidiando. Por favor, confía en que no estás fallando. ¿Sabes cómo lo sé? Te preocupas por tu familia. Estás claramente comprometida con ellos. Espero fervientemente poder ayudarte aquí al ofrecerte estas palabras y pensamientos.

Creo que, en el fondo, la clave es saber que Jesús te ve. Yo creo en esto. C.S. Lewis señaló en sus escritos que Dios no solo ve lo que hacemos; sino también nuestro contexto. Él ve las demandas y nuestro deseo de satisfacer esas demandas. De la misma manera que puedes ver los esfuerzos que tus hijos ponen en las cosas, Él ve tus esfuerzos y los atesora, no por tu nivel de logro, sino por el amor y esfuerzo que pones en tu vocación.

Me encanta que Jesús nos diga: “Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados”. Los exhorto a pensar en el hecho de que Jesús ve su hambre y su sed, y no solo las atesora, sino que promete satisfacerlas.  

Cuando nos empeñamos en conocer y regocijarnos en el hecho de que Jesús nos ve, nos será más fácil liberarnos de nuestras injustas demandas internas. A menudo he rezado esta oración a menudo: “Jesús, creo que me ves. Que eso sea suficiente para mí”.

Tenemos que conocer tanto el amor como la misericordia de nuestro Dios por nosotros, y saber que sólo nos pide lo que somos capaces de dar. Si no podemos amarnos y perdonarnos a nosotros mismos y reconocer el amor de Dios por nosotros, podríamos caer fácilmente en la trampa de lidiar con nuestro dolor al infligirlo a otros. Podemos convertirnos en personas controladoras y exigentes que demandan demasiado de uno mismo y de los demás.

Con eso, me gustaría pasar a algunos medios prácticos para que pueda abordar la presión que siente. A medida que luchamos la batalla interna para confiar en que Dios nos ve y aprecia, también debemos examinar las expectativas que tenemos de nosotros mismos.

Por ejemplo, ¿cuál es tu estándar para ser una “buena madre”? ¿Qué necesitas hacer o ser para estar en paz con tus esfuerzos? Muchas de nuestras expectativas para nosotros mismos provienen de lo que experimentamos como hijos o nietos.

Nos fijamos en cómo lo hicieron mamá y la abuela e intentamos cumplir con ese estándar. Quiero ahondar en eso por un minuto, con un ejemplo personal.

En 2001, estaba hablando con un sacerdote jubilado. Estaba compartiendo con él la presión constante que sentía con todas las necesidades que se me presentaban cada día. Entonces me encontré con lo que estoy aprendiendo ahora para sentirme más cómodo: nunca podré hacer todo lo que se me pide.

Su respuesta me impactó. Mencionó que sus primeros años como sacerdote fueron en muchos sentidos “fáciles y maravillosos”. Dijo que había más sacerdotes, menos católicos y menos expectativas de los sacerdotes. Señaló que ponerse en contacto con una persona requería mucho trabajo y tiempo, por lo que las personas tenían mucho más respeto por el tiempo de estas. Indicó que pasó la mayor parte de su sacerdocio temprano "siendo un sacerdote": rezando Misa, escuchando confesiones, creciendo espiritualmente para poder ayudar a otros a hacerlo. Me dijo que no creía que pudiera ser pastor en el mundo de hoy.

Fue importante que aprendiera eso. No pude vivir el sacerdocio como él lo hizo, porque yo no estaba sirviendo cuando él sí. Sé que suena demasiado simple, pero te invito a pensarlo, ya que esto es importante.

Mi mamá siempre señaló que una de las razones por las que ella y papá podían tener una familia numerosa era porque tenían a sus padres, hermanos y hermanas cerca. Me dijo rotundamente que ella y papá nunca podrían criar una familia ahora como lo hicieron entonces. ¿Por qué? Nunca estuvieron sin ayuda. El hecho es que la mayoría de los estadounidenses viven lejos de sus padres y hermanos. El resultado es invivible: haz todo lo que hacía tu abuela con muy pocas de las herramientas que tenía.

Además, las cosas también son diferentes con las experiencias de vida de sus hijos. Cuando yo estaba en la escuela, si practicabas algún deporte, tenías una práctica de lunes a viernes que duraba como máximo una hora y media. La gente en ese entonces reconocía que los deportes no eran tan importantes. Ahora, si su hijo practica un deporte, este lo consume todo: una entidad monstruosa que requiere que toda una comunidad ajuste su tiempo y vida a las crecientes demandas.

Creo que la presión interna y externa proviene de lo demasiado comprometidos que están nuestros hijos y de cómo hemos llegado a creer que los niños deben estar "de lleno" en los deportes, así como que mamá y papá deben estar en cada evento. Creo con todo mi corazón que solo logramos crear narcisistas cuando nos convencemos de que nuestros hijos nos necesitan en todos los juegos y peleamos cada batalla por ellos en la escuela. En nuestros esfuerzos por amar bien, sin querer, convencemos a nuestros hijos de que ellos son el centro del universo. Eso no es bueno para nadie.

Te invito en este momento a hacer una pausa y agradecer a Dios, porque te ve. Alégrate de cuán profundamente eres amado, cuán orgulloso está nuestro Dios de ti y cómo su amor no se basa en tu éxito, sino en la fidelidad. Pídele a Dios sabiduría para saber lo que Él espera de ti, no las expectativas poco realistas que te pones a ti misma. Entonces haz tu mejor esfuerzo para cumplir con lo que has discernido que es la voluntad de Dios para tu vida y familia. Eso es lo que Dios quiere para nosotros, no los estándares imposibles del mundo, sino los planes amorosos y misericordiosos que tiene para nuestras vidas.

¡Disfruta otro día en la presencia de Dios!


El padre Joe Krupp es un ex escritor de comedia que ahora es un sacerdote católico. @Joeinblack

Read this article in English! (Versión en ingles)