Share this story

Giving Thanks for the Grape Harvest

By Michelle DiFranco | Fotografía Por Shane Folkertsma | September 2022

Dando gracias por la vendimia

Y orando por los nuevos ordenados

De vez en cuando, me preguntan si alguna vez me quedé sin ideas para esta columna. ¡Esa es una pregunta justa, dado que lo he escrito durante 18 años! Con todas las fiestas, tradiciones y más de 10,000 santos reconocidos en la Iglesia Católica, tengo mucho de qué escribir... ¡Una bendición que proviene de la rica y hermosa cultura de nuestra fe!

Siempre he comparado mi investigación con excavar en busca de un tesoro enterrado. Puedo redescubrir cautivadoras tradiciones de nuestra fe y rastrear las capas de la historia a partir de las cuales se formaron. Recientemente descubrí una de la que había oído hablar, pero de la cual no sabía nada: las Témporas.

Supongo que la mayoría de los católicos desconocen las Témporas, porque se observaron antes de finales del siglo XX. Consisten en tres días de ayuno y oración (miércoles, viernes y sábado), cuatro veces al año.

Las cuatro Témporas giran en torno al cambio de estaciones y tienen lugar en primavera (después del Miércoles de Ceniza), verano (después de Pentecostés), otoño (después de la Exaltación de la Santa Cruz) e invierno (después de la fiesta de Santa Lucía).

Las Témporas se remontan a la antigua Roma. Cuando el cristianismo llegó a dicho lugar, las festividades paganas perdieron el favor y las celebraciones estacionales se volvieron más sombrías y penitenciales. El Papa Gelasio (492-96) inició la ordenación de sacerdotes y diáconos, el sábado antes de las Témporas. Poco después, la observancia de las Témporas se extendió a otros países de Europa y se animó a los fieles a ayunar y orar por los recién ordenados.

Septiembre está muy cerca, al igual que las Témporas de otoño (21, 23 y 24 de septiembre). Como los primeros cristianos daban gracias por la vendimia de estos días, se me ocurrió una receta sencilla que coincidía con ese tema y reflejaba el tono penitencial del tiempo de las Témporas. No pude evitar pensar en Lucas 10, 2: “La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha".

Creo que es digno de nuestro tiempo volver a esta tradición milenaria de ayuno y oración por nuestros recién ordenados, a quienes el Señor llama pastores. Asimismo, nos bendecirá reavivar la tradición de las Témporas para orar en gratitud por la generosidad que viene de Dios.


Crostini de uvas asadas con balsámico

1 baguette francés

3 tazas de uvas (cortadas por la mitad, a lo largo)

1 cucharada de vinagre balsámico

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1 ramita de romero fresco (picado), además de una extra para decorar

½ cucharadita de sal kosher

pimienta negra al gusto

1 bote pequeño de queso mascarpone

¼ de taza de piñones (tostados)

Rebane el baguette de manera diagonal en trozos de media pulgada de grosor y ase en el horno hasta que estén dorados (alrededor de 2-3 minutos). Coloque en un plato de servir. Reinicie el horno a 425 grados.

En un tazón grande, mezcle las uvas rebanadas, el vinagre balsámico, el aceite de oliva, el romero picado, la sal y la pimienta. Extienda sobre una bandeja para hornear forrada con pergamino y hornee durante 25 minutos o hasta que esté ligeramente marchito y caramelizado. Retire del horno y deje enfriar durante unos minutos.

Unte mascarpone en cada pieza de pan francés tostado. Vierta una cucharada de la mezcla de uva en cada pieza, luego cubra con algunos piñones tostados y romero extra.


Michelle DiFranco es diseñadora y ocupada madre de tres hijos.