Share this story

My Coworkers Are So Distracting

By Por Patricia Mish Editora gerente, FAITH Grand Rapids | Imagen Por Getty Images/Mykyta Dolmatov | September 2022

Mis compañeros de trabajo son una gran distracción

Ahora que estamos de regreso a la oficina, no me siento tan eficiente. Ha sido genial ponerme al día con mis compañeros de trabajo después de estar separados durante tanto tiempo, ¡pero la charla a la hora del café puede distraerme tan fácilmente!

El regreso a la oficina puede ser un desafío.

Muchos trabajadores prefieren trabajar de forma remota, diciendo que así se sienten más productivos. Otros prefieren la oficina, por el mismo motivo. De todos modos, supongamos que regresas a la oficina y estás un poco más concurrido que tu entorno de trabajo anterior.

Las conversaciones opcionales de Slack y las horas de café vía Zoom se han reemplazado por personas reales que trabajan en el cubículo de al lado o al final del pasillo. A veces son un poco ruidosos.

Llegas a la oficina con un plan. Justo cuando estás yendo a buen ritmo, un colega bien intencionado pasa y te pregunta cómo te fue en el fin de semana. "Bien", dices. Al recordar tus modales, preguntas: "¿Cómo estuvo el tuyo?"

Media hora después, olvidaste dónde te quedaste, pero conoces todos los detalles del fin de semana de tu compañero de trabajo.

A veces tenemos que soportarnos unos a otros. Sin embargo, también es importante ser sincero cuando estas conversaciones se vuelven una distracción, hasta el punto de hacernos sentir que nuestro ritmo cardíaco se dispara.

Aquí hay algunas maneras de hacerlo:

Sé honesto. Si no es un buen momento para charlar, dilo. “¡Quiero saber sobre tu fin de semana! Estoy terminando algo en este momento, pero ¿te gustaría dar un paseo durante el almuerzo?

Tener en cuenta. Evalúa la situación en la habitación. Si todos están en sus actividades, di un rápido "Buenos días" y agrega un: "Me encantaría ponerme al día contigo. Avísame cuando subas a tomar aire.

Ponlo en el horario. Si trabajas con un equipo pequeño y la gente está interesada, programa una "hora del té" opcional para las 3 p. m., una vez a la semana o diariamente. En un trabajo anterior, siempre disfrutábamos de estos descansos de 15 minutos (y adquirimos el divertido hábito de llevar golosinas para los cumpleaños u otras ocasiones especiales).

Cambia el escenario. Si tienes una tarea apremiante, pregúntale a su supervisor si puedes trabajar desde tu casa o en otro lugar durante unas horas.

¿Recuerdas cuando comenzó la pandemia? Incluso las familias informaron que se molestaban mutuamente al compartir el mismo espacio de oficina. Muchos de nosotros enfrentaremos un ajuste similar o más difícil al tener que compartir espacio con compañeros de trabajo.

A medida que abordamos (¡o evitamos!) estas pláticas en el lugar de trabajo, podemos seguir el ejemplo de San Pablo: “Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido”. (Col 4, 6)